Cascos intervenidos
22 diciembre, 2016
Delegación de tareas: primeros pasos
17 enero, 2017
Mostrar todo

Si bien las vacaciones es uno de los momentos más esperados por todos los que trabajamos, hay cuestiones básicas que debemos tener en cuenta para logara desconectarnos de nuestra rutina laboral y disfrutar del descanso y diversión en familia, con amigos o solos (¿por qué no?).

En general, sabemos con anticipación cuándo será la fecha en que nos tomaremos nuestro período de descanso. Teniendo en cuenta esto, organizar nuestro trabajo durante nuestra ausencia no debe ser una tarea difícil de lograr.

Una de las claves es confeccionar un listado de las tareas y responsabilidades que dependen de nosotros. Este listado debe contener: la tarea a realizar, estado de ejecución en que se encuentra, tiempos de entrega y finalización y contactos de las personas que están involucradas. También podemos destinar una columna (para los fanáticos del Excel) a comentarios y observaciones.

Más allá de que algunas tareas puedan quedar en “stand-by” durante nuestra ausencia, es importante que las personas que trabajan directamente con nosotros estén al tanto de las mismas por si surge alguna duda sobre estas por parte de nuestros clientes o reportes.

Si alguna de nuestras tareas debe ser realizada por algún miembro de nuestro equipo, se debe designar un responsable y notificarlo (a él y al resto del equipo) para que pueda evacuar todo tipo de dudas antes de que nos vayamos y continuar nuestra trabajo exitosamente.

Otro punto a tener en cuenta es notificar a nuestros clientes o personas externas a nuestro trabajo sobre el período en que estaremos ausentes y ponerlos en contacto con las personas que hemos designado para que continúen en contacto.

Es importante destinar los días previos al inicio de las vacaciones a sentarnos con cada responsable y explicar el estado de cada cliente o tarea, para quedarnos tranquilos durante el tiempo en que no estaremos presentes.

Para las personas que son “workaholics” (o adictos al trabajo) y sienten que hacen abandono de persona, tenemos una noticia: todo el mundo se toma vacaciones. El descanso es salud y renueva las energías para el resto del año!

 

Tips para un descanso exitoso:

El teléfono es tu enemigo: si podés ver los mails del trabajo desde tu teléfono, desactivá las notificaciones. Lo mejor es dejar el teléfono fuera de nuestro alcance para no tentarnos. Si tenés que estar pendiente de algo que sí o sí dependa de vos, establecé una rutina diaria y revisarlo, por ejemplo, una hora al día durante la mañana o la noche.

Confía en tu equipo: si realizaste bien la delegación de tareas, debés confiar en que las personas responsables podrán resolver cualquier tipo de inconveniente que surja. Caso contrario, ponete a disposición ante cuestiones que sí o sí dependan de vos y que sean realmente importantes.

Descanso y familia: las vacaciones es un momento en que todos los miembros de la familia se deben desconectar de la rutina que han llevado durante el año; trabajo, colegio, exámenes, deportes, horarios, etc. Aprovechá para compartir este momento sagrado con ellos y encontrarte con vos mismo.

¡Felices vacaciones!

Lucía Pérez Pozzan